epifanía

2004, huellas digitales sobre vidrio (13 x 13 cm)

Sobre la superficie de un vidrio y con la ayuda de mis huellas digitales, escribí una frase casi imperceptible a la mirada. La frase se vuelve legible al contacto con el aliento o a través de un cambio de luz o de perspectiva.
La frase que se revela ante nuestro soplido es : “¿y quién te dijo que estabas desnudo?”, la pregunta que Dios le formuló a Adán luego de que éste cedió a la tentación.