gone

2008, goma de borrar
(intervención in situ, National Bank of Japan, Hiroshima)

La antigua sede del Banco Central de Japón en Hiroshima es uno de los pocos edificios que se mantuvo en pie tras la explosión de la bomba atómica. El banco continuó funcionando en este edificio durante décadas, hasta que fue transformado en un centro cultural. Todavía se pueden hallar en su interior algunos muebles y otros objetos utilitarios abandonados en su emplazamiento de origen. Para realizar esta intervención, la superficie de los estantes de un viejo archivador de documentos fue completamente cubierta de un “polvo” blanco, constituido en su totalidad por restos y migas producidos por la acción de borrar.