no hay allí lugar alguno que no te mire

2009, intervención in situ, proyección vídeo (30 min), sonido, 36 luces halógenas, dimensiones variables

La obra fue realizada in situ, en los locales del CAB (Centre d’Art Bastille) que antiguamente servían como fuerte militar. Una pantalla instalada al fondo de la sala de exposición impide mirar hacia el exterior, la vista de la ciudad de Grenoble. En la pantalla, se proyecta un video en reproducción continua, que muestra las manos de un no vidente “leyendo” un texto en braille. El texto es el capítulo sobre el panóptico, del libro de Michel Foucault Vigilar y castigar. En la sala se escucha el sonido amplificado de la respiración del lector y de sus dedos recorriendo las palabras del texto. Estos sonidos son igualmente difundidos hacia la ciudad por un sistema de amplificación instalado al exterior del centro de arte. Del otro lado de la pantalla, dirigiéndose también a la ciudad a través de las ventanas, un juego de luces reproduce la palabra “escucha” escrita en braille.